Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea

Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: La manzana es una fruta distintiva de la dieta mediterránea

Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: la fruta, alimento fresco y de temporada, rica en fibra y en antioxidantes, contribuye decisivamente a los numerosos efectos saludables de la dieta mediterránea: antitumorales, neuroprotectores, cardioprotectores…

  1. Revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales y experimentales (septiembre 2017)
  2. Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: revisión y metaanálisis de estudios observacionales (agosto 2017)
  3. Potencial prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: metaanálisis dosis respuesta (2020)
  4. Papel de la dieta en la incidencia de cáncer colorrectal: revisión general (umbrella) de metaanálisis de estudios observacionales (2021)

Introducción

La prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea puede colegirse tras el análisis de rigurosos estudios científicos. Un efecto saludable más de una dieta saludable, a base de productos frescos y de temporada, como la citada dieta mediterránea, al contrario que una dieta chatarra, con predominio de alimentos ultraprocesados, con azúcares refinados y grasas trans industriales.

Otros estilos de vida que exhiben efectos preventivos de cáncer de colon son la práctica regular de ejercicio físico y el consumo regular de café, como hemos visto en sendos artículo de este blog.

Concepto de dieta mediterránea

El término de dieta mediterránea (DM) fue acuñado por Keys y colaboradores (1986 y 1995) después de observar tasas significativamente más bajas de enfermedad coronaria en países que bordean el mar Mediterráneo (Chipre, Grecia e Italia) en comparación con los Países Bajos, EE. UU. o Finlandia. (1) (2)

Posteriormente, los responsables de la Fundación dieta mediterránea, la consideraron una herencia cultural, basada en productos frescos, locales y de temporada, íntimamente vinculada al estilo de vida de los pueblos de la cuenca mediterránea. Además, incorporan a los alimentos característicos de la misma, un ingrediente fundamental: la sociabilidad. Así, cuando nos reunimos a comer llegamos a disfrutar tanto o más de la compañía y del encuentro humano como de las saludables viandas de nuestra dieta. (3)

Si nos centramos en los alimentos que constituyen esta dieta patrimonial, recordaré que lo más destacable es la abundancia de productos vegetales, como frutas, hortalizas, legumbres, granos enteros (germen, endosperma y salvado), verduras y frutos secos. Así como el empleo de aceite de oliva virgen extra como fuente fundamental de grasa. Sin soslayar un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas (las procedentes del ganado porcino, bovino, caprino y ovino), entre otros saludables alimentos.

El contenido de grasa es notable, cerca del 40% del total, con predominio de ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico del aceite de oliva virgen extra) y poliinsaturados de cadena larga (docosahexanoico y eicosapentanoico), aportados por el pescado, sobre todo, el azul.

El contenido en fibra y en micronutrientes de efectos antioxidantes y antiinflamatorios es muy notable (carotenoides, flavonoides, polifenoles, vitaminas, entre otros).

En otros artículos de este blog hemos analizado ampliamente los alimentos que la constituyen y el sinergismo por potenciación de sus saludables nutrientes.

Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: metaanálisis de estudios epidemiológicos

Revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales y experimentales (septiembre 2017)

En septiembre del 2017 se publicó (Nutrients) una ambiciosa revisión sistemática y metaanálisis de estudios experimentales (dos ensayos clínicos) y observacionales (prospectivos y de casos y controles), que tuvo como objetivo principal averiguar si una buena adherencia a la dieta mediterránea (DM) podría reducir el riesgo de desarrollar los cánceres más prevalentes, incluido el de colon y recto. (4)

Para tal fin, evaluaron 83 estudios (81 observacionales), que incluyeron a 2.130.753 participantes. Así, observaron que una mayor adherencia a una DM se asoció con un menor riesgo de mortalidad por cáncer: un 14% menor (RR: 0,86, IC del 95%: 0,81 a 0,91, I2 = 82%; n = 14 estudios).

Además, una mayor puntuación a este modelo dietético se asoció con una reducción del 18% del riesgo de desarrollar cáncer de colon (RR: 0,82, IC del 95%: 0,75 a 0,88, I2 = 73%; n = 11 estudios observacionales). Por lo que la prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea no parece una quimera.

Por si no fuera poco, el efecto antitumoral observado con una alta adherencia a la DM también se apreció con otros cánceres: cáncer de mama (57% de reducción, en un estudio experimental; 8%, en 16 estudios observacionales); cáncer gástrico (18%, en 4 estudios observacionales, RR:  0,72, IC del 95%: 0,60 a 0,86, I2 = 55%); cáncer de hígado (42%, en 2 estudios observacionales. RRl: 0,58, IC del 95 %: 0,46 a 0,73, 2 = 0 %), cáncer de cabeza y cuello (51% de reducción, observado en 7 estudios observacionales. RR : 0,49, IC del 95 %: 0,37 a 0,66, 2 = 87 %) y cáncer de próstata (RR observacional : 0,96, IC del 95 %: 0,92 a 1,00 , 2 = 0%, n= 6 estudios).

¿Cómo se valoró la adherencia a la Dieta Mediterránea?

Se apreció una cierta heterogeneidad al respecto. Así, en los dos estudios experimentales, el PREDIMED y el estudio Lyon Diet Heart, aunque aconsejaron una mayor ingesta de alimentos de origen vegetal, como verduras, frutas, frutos secos y legumbres, difirieron en la fuente de grasa recomendada. De forma que en el PREDIMED complementaron este patrón dietético con aceite de oliva virgen extra y con frutos secos, en tanto que en el ensayo francés lo complementaron con margarina de aceite de colza. (5) (6)

Para el metaanálisis de los estudios observacionales, se comparó la adherencia más alta a la DM con la más baja, según las puntuaciones de Trichopoulou,  (7) Fung (8) o Panagiotakos. (9)

No obstante, en seis estudios utilizaron el análisis factorial o el análisis de componentes principales para definir este modelo dietético.

La información la obtuvieron mediante cuestionarios de frecuencia de alimentos, usualmente durante un periodo superior a 12 meses.

Aunque se sabe que los efectos saludables de la DM se deben a la interacción de los diversos nutrientes contenidos en sus diversos alimentos (sinergismo por potenciación), en este metaanálisis apreciaron que el efecto anticancerígeno se debía principalmente a una mayor ingesta de frutas, verduras y cereales integrales (con los tres elementos: germen, salvado y endosperma).

Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: revisión y metaanálisis de estudios observacionales (agosto 2017)

Acorde con lo anteriormente mencionado, un mes antes, en agosto del 2017 se publicó una revisión sistemática y metaanálisis de estudios de cohortes (111 estudios) sobre el riesgo de cáncer colorrectal atribuible a alimentos y bebidas. Investigación llevada a efecto conjuntamente por investigadores del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) y el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AICR).

De manera que los hallazgos de tales estudios confirmaron la evidencia sobre hechos conocidos previamente: la alta ingesta de carne roja y procesada, así como el alcohol aumentan el riesgo de cáncer colorrectal: 12% por cada aumento de 100 g/día de la ingesta de carne roja y procesada; un 7% para cada aumento de 10 g/día de la ingesta de etanol en bebidas alcohólicas. (10)

Tales datos respaldan lo recomendado en el Código Europeo contra el Cáncer del 2014: no consumir más de medio kilo de carnes rojas a la semana y evitar en lo posible el consumo de carnes procesadas, (11)

Además, estos investigadores del WCRF-AICR apreciaron un efecto preventivo de cáncer colorrectal por parte de los granos enteros y de productos lácteos: un 17% de reducción del riesgo de desarrollarlo por cada aumento de 90 g/día de granos enteros y del 13% por cada aumento de 400 g/día de la ingesta de productos lácteos.

También apreciaron un cierto efecto preventivo de este cáncer con el consumo de verduras y pescado, aunque menos convincente.

Potencial prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: metaanálisis dosis respuesta

En junio del 2020 se publicó en la revista oficial de la Sociedad Americana de Nutrición (The American Journal of Clinical Nutrition) un metaanálisis de estudios observacionales prospectivos (13 estudios) que tuvo como objetivo principal investigar la posible prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea, así como la reducción de la mortalidad colorrectal. (12)

Los autores de esta investigación, Yuan Zhong y colegas (Universidad de Nanjing, China), observaron una reducción de un 10% de la incidencia de cáncer de colon entre los participantes con una alta adherencia a este modelo dietético (RR:0,90 ;IC del 95%: 0,84, 0,96) con respecto a los que la siguieron escasamente.  De igual forma, en el análisis dosis-respuesta apreciaron una reducción de un 4% del riesgo por cada aumento en dos puntos en la adherencia a la DM (RR: 0,96; IC del 95%: 0,94 a 0,99).

Según el tramo de intestino afectado, comprobaron que una alta adherencia a este patrón dietético se asociaba con una reducción de un 18% del riesgo de cáncer de recto (RR: 0,82; IC del 95%: 0,71, 0,95).

También apreciaron asociaciones entre una alta adherencia a la citada DM y reducciones significativas del riesgo de cánceres de colon proximal y distal: 6% y 9%, respectivamente.

Sin embargo, no apreciaron reducciones de la mortalidad.

Papel de la dieta en la incidencia de cáncer colorrectal: revisión general (umbrella) de metaanálisis de estudios observacionales

En febrero del 2021 se publicó una revisión general (umbrella review) de metaanálisis de estudios observacionales prospectivos, con objeto de evaluar la asociación de patrones dietéticos, alimentos específicos, grupos de alimentos, bebidas (incluido el alcohol), macronutrientes y micronutrientes con la incidencia de cáncer colorrectal. (13)

Método

Para ello, los autores (EEUU y Malasia) investigaron en fuentes de datos de reconocida solvencia (MEDLINE, Embase y la Cochrane Library), desde el inicio de la base de datos hasta septiembre de 2019. Tras lo cual, seleccionaron 45 metaanálisis, que describieron 109 asociaciones entre los factores dietéticos y la incidencia del citado cáncer.

Resultados

Después de un riguroso análisis matemático y estadístico, hallaron evidencia convincente de una asociación de la ingesta de carne roja (alta vs baja) y alcohol (≥4 bebidas/día vs 0 o bebidas ocasionales) con un incremento de la incidencia de cáncer colorrectal. En tanto que cuando se compararon consumos altos con bajos de fibra dietética, calcio y yogur se apreció una reducción de la incidencia del citado cáncer. La evidencia para las asociaciones convincentes siguió siendo sólida después de los análisis de sensibilidad.

También hallaron evidencia sugestiva de una asociación inversa entre un patrón dietético saludable, dieta mediterránea, dieta pesco-vegetariana y dieta semi-vegetariana e ingesta de granos enteros, productos lácteos totales y calcio suplementario con la incidencia de cáncer colorrectal.

En cuanto al yogur respecta, atribuyeron su aparente efecto preventivo de cáncer de colon a su dotación de bacterias productoras de ácido láctico (Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus), capaces de reducir los niveles de carcinógenos como la nitrorreductasa, las enzimas bacterianas activadas por heces y los ácidos biliares fecales solubles. (1416)

Se ha demostrado que la ingesta de yogur reduce el riesgo de adenomas colorrectales con alto potencial maligno independientemente de la ingesta de calcio y lácteos no fermentados. (17) 

Además, su asociación protectora también podría estar mediada por su contenido en calcio y modulada por el microbioma intestinal.

Es muy posible que otros probióticos exhiban efectos preventivos de cáncer de colon, como por ejemplo, el kéfir de leche, al que dedicamos un artículo en este blog: “Efectos saludables del kéfir.”

Conclusiones

En consecuencia, los investigadores concluyeron su trabajo como sigue: “Esta revisión general encontró evidencia convincente de una asociación entre un menor riesgo de cáncer colorrectal y una mayor ingesta de fibra dietética, calcio dietético y yogur y una menor ingesta de alcohol y carne roja. Se necesita más investigación sobre alimentos específicos para los cuales la evidencia sigue siendo sugerente, incluidos otros productos lácteos, granos enteros, carne procesada y patrones dietéticos específicos”.

Prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea: hipótesis plausibles

A la luz de los conocimientos científicos actuales, una dieta a base de productos frescos y de temporada, con fruta, verdura, granos enteros, frutos secos, probióticos (lácteos fermentados, como yogur y kéfir, u otros), pescado, con aceite de oliva virgen extra, como principal grasa, exhibe múltiples efectos beneficiosos. Tanto por la calidad intrínseca de sus componentes cuanto, sobre todo, por la combinación de todos ellos, que potencia sus efectos. Por ello, se considera más acertado promocionar patrones dietéticos que exclusivamente alimentos individuales.

Resultan cruciales los efectos antioxidantes, antiinflamatorios y reparadores de anomalías del ADN, con protección de nuestro material genético, exhibidos por muchos de los micronutrientes aportados por los alimentos que la integran: carotenoides, flavonoides, polifenoles, vitaminas, ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, como los ácidos omega-3 aportados por el pescado, sobre todo, por el azul.

Efecto antitumoral del pescado

En cuanto al pescado respecta, son varios los metaanálisis de estudios observacionales que han revelado una asociación entre su consumo habitual y una reducción de la tasa de muerte por todas las causas, así como por cáncer, sobre todo, de colon, mama y próstata. (1820)

Así, se ha comprobado una relación dosis-respuesta (Cancers, enero 2022) entre el consumo regular de pescado y una reducción del riesgo de cáncer de colon: por cada 50 gramos de ingesta diaria de pescado, reducción del 4% del riesgo de desarrollar este tumor maligno. (21)

Las propiedades antitumorales del pescado se atribuyen a sus efectos inhibidores de la proliferación celular maligna, proapoptóticos (promoviendo la muerte programada de las células cancerígenas y evitando su naturaleza “inmortal”) y antiangiogénicos (reductores de la irrigación vascular que nutre a las células tumorales), merced a su riqueza en ácidos grasos omega-3, de cadena larga (docosahexanoico y eicosapentanoico). (22) (23)

Efecto antitumoral de los frutos secos

Otro ingrediente de la dieta mediterránea, los frutos secos de árbol, también contienen sustancias antiinflamatorias, antioxidantes y protectoras del endotelio vascular, como la fibra, ácidos grasos mono y poliinsaturados, o micronutrientes de las plantas (polifenoles como el ácido elágico, abundante en las nueces), que podrían prevenir el desarrollo y progresión tumoral. (2426)

El efecto anticancerígeno de los frutos secos fue analizado en un riguroso metaanálisis (Aunes y colegas, 2016), en el que también abundaron en sus efectos reductores de la mortalidad total, así como de la cardiovascular. (27)

En este mismo blog, también hemos analizado los efectos saludables de los frutos secos.

Efecto anticancerígeno de las frutas y verduras

Las frutas y verduras son componentes principales de la dieta mediterránea y de cualquier patrón dietético saludable, debido a su riqueza en micronutrientes (fibra, vitaminas, prebióticos, polifenoles, carotenoides, flavonoles, entre otros) de efectos antioxidantes, antiinflamatorios, protectores del endotelio vascular y de la integridad de nuestro material genético, que contribuyen a sus efectos saludables, entre ellos, el anticancerígeno. (28)

El efecto antitumoral de otro integrante de patrones dietéticos saludables, los granos enteros,  se atribuye a su riqueza en fibra dietética, ácido fítico (almidón resistente), vitaminas, minerales, lignanos y otros compuestos fenólicos.

Son varios los meatanálisis que han revelado una asociación inversa entre la ingesta de granos enteros y el riesgo de cáncer. (2932)

Potencial prevención de cáncer de colon con lácteos

El aparente efecto preventivo de cáncer de colon exhibido por los productos lácteos podría deberse a su riqueza en calcio, vitaminas y minerales.

Así, se sabe que el calcio se une a los ácidos biliares no conjugados y a los ácidos grasos libres, en la luz del colon, para minimizar sus efectos tóxicos. Son varios los estudios prospectivos y revisiones sistemáticas con metaanálisis de estudios de cohortes que han revelado une efecto preventivo de cáncer de colon asociado al consumo de lácteos. (33) (34)

En este momento es preciso referir que en una de las primeras puntuaciones para valorar la adherencia a la dieta mediterránea, la de Trichopoulou, los productos lácteos no fueron bien estimados, pues consideraron que eran perjudiciales, en gran parte, por creer que su grasa era peligrosa, al ser rica en ácidos grasos saturados.

Ahora sabemos que la matriz de la leche (el conjunto de macro y micronutrientes que contiene) en la que se hayan incluidos los ácidos grasos saturados (de cadena media, en su mayor parte) es muy saludable. Por lo que en absoluto incrementan el riesgo cardiovascular, como se plasmó en el Consenso sobre las Grasas y Aceites en la Alimentación de la Población Española Adulta, publicado en el 2015. (35)

De suerte que en tal consenso, tras analizar numerosos estudios científicos, no hallaron evidencias de que el consumo de lácteos de cualquier tipo (altos o bajos en grasa, fermentados o no fermentados, etc.) aumentara el riesgo cardiovascular. Al contrario, en varios de los metaanálisis analizados se sugirió un cierto efecto preventivo de enfermedades cardiovasculares (cardiopatía isquémica, sobre todo) y de ictus o accidente vascular cerebral (AVC).

Además, los lácteos fermentados (yogures, kéfir, incluso ciertos quesos) son excelentes probióticos que enriquecen y diversifican nuestra microbiota intestinal y, por ende, protegen los ejes intestino-cerebro, intestino-corazón, intestino-pulmón, intestino-intestino…

Impacto favorable de la Dieta Mediterránea en la microbiota intestinal

En julio del 2021 se publicó (Nutrients) un excelente metaanálisis  de estudios que versaron sobre dietas y enfermedades relacionadas con la inflamación y el cáncer que reveló un empobrecimiento de la microbiota intestinal de los pacientes con cáncer de colon y enfermedades intestinales crónicas (colitis ulcerosa, enfermedad de Chron) con predominio de bacterias proinflamatorias, como fusobacterium , bacteria patógena asociada con ambos procesos,  así como con una resistencia a la quimioterapia contra el citado cáncer.

En cambio, los sujetos con una alta adherencia a la dieta mediterránea se beneficiaron con  una microbiota más rica y más diversa, con predominio de bacterias beneficiosas que promueven un ambiente antiinflamatorio, como Akkermansia, marcador de intestino sano, y una reducción de bacterias proinflamatorias, como fusobacterium.(36)

Nuestros resultados sugieren que el efecto de la DM en la microbiota intestinal tiene el potencial de prevenir el cáncer y otras enfermedades relacionadas con la inflamación del intestino”, concluyeron los autores.

Conclusiones

En este contenido hemos analizado los principales estudios epidemiológicos que sugieren una potencial prevención de cáncer de colon con dieta mediterránea. No sólo estudios observacionales prospectivos, sino también estudios experimentales, como el PREDIMED (Prevención con dieta mediterránea) y el estudio Lyon Diet Heart.

En fin, la adherencia a una dieta saludable, como la dieta mediterránea, a base de productos frescos y de temporada, debería ser una prioridad de salud pública por su reconocida efectividad para incrementar integralmente el nivel de salud de la población, reduciendo el riesgo de desarrollar las principales causas de enfermar y morir en el mundo. Tanto las enfermedades crónicas no comunicables (procesos cardiovasculares, cánceres, enfermedades respiratorias, neurodegenerativas…) como las transmisibles o infecciosas (véase, la misma COVID-19).  Hagamos nuestra la frase atribuida a Hipócrates: “Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”.

Dr. Félix Martín Santos

Bibliografía

  1. Keys, A. Mediterranean diet and public health: Personal reflections.  J. Clin. Nutr.1995, 61, 1321S–1323S.
  2. Keys, A.; Menotti, A.; Karvonen, M.J.; Aravanis, C.; Blackburn, H.; Buzina, R.; Djordjevic, B.S.; Dontas, A.S.; Fidanza, F.; Keys, M.H. The diet and 15-year death rate in the Seven countries study.  J. Epidemiol.1986, 124, 903–915.
  3. http://dietamediterranea.com
  4. Adherence to Mediterranean Diet and Risk of Cancer: An Updated Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients 2017, 9(10), 1063, september 2017. Lukas Schwingshackl , Carolina Schwedhelm , Cecilia Galbete , and Georg Hoffmann.
  5. Estruch, R.; Ros, E.; Salas-Salvado, J. Primary prevention of cardiovascular disease with a mediterranean diet. N. Engl. J. Med. 2013, 368, 1279–1290.
  6. De Lorgeril, M.; Renaud, S.; Mamelle, N.; Salen, P.; Martin, J.L.; Monjaud, I.; Guidollet, J.; Touboul, P.; Delaye, J. Mediterranean alpha-linolenic acid-rich diet in secondary prevention of coronary heart disease. Lancet 1994, 343, 1454–1459.
  7. Trichopoulou, A.; Costacou, T.; Bamia, C.; Trichopoulos, D. Adherence to a Mediterranean diet and survival in a Greek population. N. Engl. J. Med. 2003, 348, 2599–2608.
  8. Fung, T.T.; Hu, F.B.; McCullough, M.L.; Newby, P.K.; Willett, W.C.; Holmes, M.D. Diet quality is associated with the risk of estrogen receptor-negative breast cancer in postmenopausal women. J. Nutr. 2006, 136, 466–472.
  9. Panagiotakos, D.B.; Pitsavos, C.; Arvaniti, F.; Stefanadis, C. Adherence to the Mediterranean food pattern predicts the prevalence of hypertension, hypercholesterolemia, diabetes and obesity, among healthy adults; the accuracy of the MedDietscore. Prev. Med. 2007, 44, 335–340.
  10. Foods and beverages and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies, an update of the evidence of the WCRF-AICR Continuous Update Project. A R Vieira , L Abar , D S M Chan , S Vingeliene , E Polemiti , C Stevens , D Greenwood , T Norat. Ann Oncol. 2017 Aug 1;28(8):1788-1802.
  11. European Code Against Cancer: 12 ways to reduce your cancer risk. International Agency for Research on Cancer. World Health Organization. October 2014.
  12. Association between Mediterranean diet adherence and colorectal cancer: a dose-response meta-analysis . Yuan Zhong, Yan Zhu, Quanpeng Li, Fei Wang, Xianxiu Ge, Guangxin Zhou, Lin Miao. The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 111, Issue 6, June 2020, Pages 1214–1225.
  13. February 16, 2021. Role of Diet in Colorectal Cancer Incidence. Umbrella Review of Meta-analyses of Prospective Observational Studies. Sajesh K. Veettil, PhD; Tse Yee Wong, B Pharm2 Yee Shen Loo, B Pharm; et al.
  14. de Moreno de Leblanc A, Perdigón  G.  Yogurt feeding inhibits promotion and progression of experimental colorectal cancer.   Med Sci Monit. 2004;10(4):BR96-BR104.
  15. Tavan E, Cayuela  C, Antoine  J-M, Trugnan  G, Chaugier  C, Cassand  P.  Effects of dairy products on heterocyclic aromatic amine-induced rat colon carcinogenesis.   2002;23(3):477-483.
  16. Abdelali H, Cassand  P, Soussotte  V, Daubeze  M, Bouley  C, Narbonne  JF.  Effect of dairy products on initiation of precursor lesions of colon cancer in rats.   Nutr Cancer. 1995;24(2):121-132.
  17. Zheng X, Wu  K, Song  M,  et al.  Yogurt consumption and risk of conventional and serrated precursors of colorectal cancer.   2020;69(5):970-9
  18. Fish consumption and all-cause mortality: a meta-analysis of cohort studies. L-G Zhao, J-W Sun, Y Yang, X Ma, Y-Y Wang & Y-B Xiang. European Journal of Clinical Nutrition volume 70, pages155–161 (2016).
  19. Fish consumption in multiple health outcomes: an umbrella review of meta-analyses of observational and clinical studies.. Zhao H, Wang M, Peng X, Zhong L, Liu X, Shi Y, Li Y, Chen Y, Tang S.. Ann Transl Med. 2023 Feb 15;11(3):152. doi: 10.21037/atm-22-6515.
  20. Fish consumption and risk of gastrointestinal cancers: a meta-analysis of cohort studies. Yu XF, Zou J, Dong J.. World J Gastroenterol. 2014 Nov 7;20(41):15398-412. doi: 10.3748/wjg.v20. i41.15398. PMID: 25386090.
  21. Fish Consumption and Colorectal Cancer Risk: Meta-Analysis of Prospective Epidemiological Studies and Review of Evidence from Animal Studies. Saverio Caeini et al. Cancers, january 2022, 14(3).
  22. Irún, P.; Lanas, A.; Piazuelo, E. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids and Their Bioactive Metabolites in Gastrointestinal Malignancies Related to Unresolved Inflammation. A Review. Front. Pharmacol. 2019, 10, 852. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed]
  23. Kim, Y.; Kim, J. Intake or Blood Levels of n-3 Polyunsaturated Fatty Acids and Risk of Colorectal Cancer: A Systematic Review and Meta-analysis of Prospective Studies. Cancer Epidemiol. Biomark. Prev. 2020, 29, 288–299.
  24. Falasca M, Casari I, Maffucci T. Cancer chemoprevention with nuts. J Natl Cancer Inst. 2014;106(9). doi:10.1093/jnci/dju238.
  25. Chen HS, Bai MH, Zhang T, Li GD, Liu M. Ellagic acid induces cell cycle arrest and apoptosis through TGF-beta/Smad3 signaling pathway in human breast cancer MCF-7 cells. Int J Oncol. 2015;46:1730–8.
  26. Nagel JM, Brinkoetter M, Magkos F, et al. Dietary walnuts inhibit colorectal cancer growth in mice by suppressing angiogenesis. Nutrition. 2012;28:67–75.
  27. Nut consumption and risk of cardiovascular disease, total cancer, all-cause and cause-specific mortality: a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. Dagfinn Aune et al. BMC Medicine volume 14, Article number: 207 (2016).
  28. Nonlinear Reduction in Risk for Colorectal Cancer by Fruit and Vegetable Intake Based on Meta-analysis of Prospective Studies. April 2011Gastroenterology 141(1):106-18.
  29. Whole Grains, Refined Grains, and Cancer Risk: A Systematic Review of Meta-Analyses of Observational Studies by Glenn A. Gaesser. Nutrients, december 2020, 12(12), 3756.
  30. Zhang, X.F.; Wang, X.K.; Tang, Y.J.; Guan, X.X.; Guo, Y.; Fan, J.M.; Cui, L.L. Association of whole grains intake and the risk of digestive tract cancer: A systematic review and meta-analysis. Nutr. J. 2020, 19, 52.
  31. Zong, G.; Gao, A.; Hu, F.B.; Sun, Q. Whole grain intake and mortality from all causes, cardiovascular disease, and cancer: A meta-analysis of prospective cohort studies. Circulation 2016, 133, 2370–2380.
  32. Wang, T.; Zhan, R.; Lu, J.; Zhong, L.; Peng, X.; Wang, M.; Tang, S. Grain consumption and risk of gastric cancer: A meta-analysis. Int. J. Food Sci. Nutr. 2020, 71, 164–175.
  33. Colorectal cancer risk and dietary intake of calcium, vitamin D, and dairy products: a meta-analysis of 26,335 cases from 60 observational studies. M. Huncharek, J. Muscat, B. Kupelnick. Nutr Cancer, 61 (1) (2009), pp. 47-69.
  34. Dairy products and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies. Ann Oncol, 23 (1) (2011), pp. 37-45. D. Aune, R. Lau, D.S. Chan, et al.
  35. Consenso sobre las grasas y aceites – FESNAD. www.fesnad.org/…/Consenso_sobre_las_grasas_y_aceites_2015.… · Web CONSENSO SOBRE LAS GRASAS Y ACEITES EN LA ALIMENTACIÓN DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA ADULTA. 2. ESTRUCTURA, METABOLISMO Y FUNCIONES DE LOS LÍPIDOS
  36. Mediterranean Diet to Prevent the Development of Colon Diseases: A Meta-Analysis of Gut Microbiota Studies. Oscar Illescas, Miriam Rodriguez Sosa, Manuela Gariboldi. Nutrients. 2021, 13(7), 2234.

1 Comentario

  1. Muchas gracias Félix por tu excelente artículo, sobre la prevención del cáncer colorrectal. Muy bien documentado con estudios de cohorte prospectivos, que recopilan una valiosísima información sobre el seguimiento de grupos representativos. Consumiremos los alimentos que nos indicas en la dieta patrimonial Mediterránea, realizaremos paséis primaverales y tomaremos un buen café.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *