Efecto nefroprotector del café

Efecto nefroprotector del café: Marcos González. barista, catando café de especialidad

Efecto nefroprotector del café: Marcos González, prestigioso barista, catando café de especialidad.

  1. Prevención de insuficiencia renal crónica en estudio prospectivo de EEUU (ARIC, agosto 2018)
  2. Consumo regular de café: reducción del riesgo de enfermedad renal terminal (estudio de salud de Singapur)
  3. Efecto nefroprotector del café: estudio prospectivo coreano (diciembre 2018)
  4. Efecto nefroprotector del café en pacientes con diabetes tipo 2: estudio prospectivo japonés (febrero 2022)
  5. Prevención de insuficiencia renal aguda: efecto nefroprotector del café (julio 2022)
  6. Efecto nefroprotector del café: estudio prospectivo del estudio Rotterdam (febrero 2023)
  7. Efecto cardiovascular protector y nefroprotector del café en pacientes con diabetes tipo 2 nunca fumadores: estudio prospectivo (septiembre 2023)
  1. Metaanálisis de estudios observacionales prospectivos (julio 2020)
  2. Efecto nefroprotector del café: revisión y metaanálisis de estudios prospectivos (enero 2021)
  1. Consumo de café y función renal: estudio de aleatorización mendeliana (2020)
  2. Efecto nefroprotector del café: cafeína plasmática, consumo de cafeína y función renal en un estudio de aleatorización mendeliana (2023)

Introducción

Un aparente efecto nefroprotector del café se está constatando mediante estudios observacionales prospectivos y de aleatorización mendeliana. Así, el consumo regular de café se asocia con una mejora de la función renal y, por ende, de insuficiencia renal crónica, así como de lesión renal aguda.

En otro artículo de este blog apreciamos otro efecto nefroprotector del café, el de prevención del riesgo de cálculos renales y de sus complicaciones: cólicos renales e hidronefrosis.

Efecto nefroprotector del café: estudios prospectivos

Prevención de insuficiencia renal crónica en estudio prospectivo de EEUU (ARIC, agosto 2018)

En agosto del 2018 se publicó un estudio prospectivo que reveló, por primera vez, una asociación entre el consumo regular de café y una reducción del riesgo de insuficiencia renal crónica. (1)

Se trata del estudio sobre riesgo de arteriosclerosis en comunidades (ARIC), llevado a efecto por investigadores de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins, Baltimore (EEUU).

La muestra y el tiempo de seguimiento fueron muy notables: 14.209 participantes, entre 45 y 64 años, seguidos durante 24 años.

El consumo de café se evaluó mediante un cuestionario de frecuencia de alimentos (en 2 ocasiones).

Pero ¿cómo diagnosticaron la enfermedad renal crónica e insuficiencia renal crónica incidente? Pues demostrando una reducción del fluido filtrado por unidad de tiempo en los capilares del glomérulo renal. Concretamente, cuando la tasa de filtración glomerular es inferior a 60 ml/min/1,73 m2 acompañado de una disminución estimada del ≥25% de la tasa de filtración glomerular, hospitalización o muerte relacionada con enfermedad renal crónica, o enfermedad renal terminal.

Con estos criterios detectaron, al cabo de 24 años de seguimiento (mediana), 3.845 casos de enfermedad renal crónica.

Resultados

Después de ajustar variables de confusión (factores demográficos, clínicos y dietéticos), apreciaron que las categorías más altas de consumo de café se asociaron con un menor riesgo de enfermedad renal crónica incidente con respecto a los que nunca consumieron café. Concretamente, la reducción del riesgo era del 10% entre los que consumieron menos de una taza diaria y para los que bebieron 1-<2 tazas por día.

En tanto, los que bebieron 2-<3 tazas por día, experimentaron una reducción de un 13% (HR: 0,87; IC 95%, 0.77-0.97). Disminución del riesgo que fue aún mayor en los que bebieron ≥3 tazas al día: 16% (HR:0,84; IC 95%, 0,75-0,94).

Además, en el análisis continuo, por cada taza adicional de café consumida por día, el riesgo de enfermedad renal crónica se redujo en un 3% (CRI, 0,97; IC 95%, 0,95-0,99; P<0,001).

Consumo regular de café: reducción del riesgo de enfermedad renal terminal (estudio de salud de Singapur)

En agosto del 2018, investigadores chinos también se atribuyeron el mérito de ser los primeros que efectuaron un estudio prospectivo sobre el efecto nefroprotector del café. (2)

Se trata de los responsables del estudio de salud de Singapur, una cohorte prospectiva de 63.257 hombres y mujeres de 45 a 74 años, en el momento del reclutamiento entre 1993 y 1998.

Después de un seguimiento medio de 16,8 años, 1.143 sujetos de la cohorte desarrollaron enfermedad renal terminal.

Pues bien, en comparación con aquellos que bebían poco café, menos de una vez al día, la reducción del riesgo de sufrir una enfermedad renal terminal fue del 9% (HR: 0,91; IC 95%:0,79 a 1,05) para los que bebían 1 taza de café/día. Disminución del riesgo aún mayor en los que bebían diariamente ≥2 tazas: 18% (HR: 0,82; IC 95%: 071-0,96). Aunque, cuando se estratificó por sexo, esta asociación se observó en hombres, pero no en mujeres.

Por otra parte, el efecto nefroprotector sólo se apreció con café, pero no con otras bebidas que contenían cafeína, como el té, refrescos azucarados o cafeína total.

Efecto nefroprotector del café: estudio prospectivo coreano (diciembre 2018)

Unos meses más tarde, en diciembre del 2018, se publicó otro estudio observacional prospectivo, que volvió a observar un efecto nefroprotector del café. También reductor del riesgo de enfermedad renal crónica. (3)

Para ello los autores (Universidad de Seúl) contaron con 8717 sujetos con función renal normal reclutados de la cohorte del Estudio de Epidemiología y Genoma de Corea (KoGES). La edad media fue de 52 años y el 47,8% eran varones.

El consumo de café fue valorado, mediante una encuesta de frecuencia de alimentos, en diversos grados o cantidades: 0 por semana, <1 taza por semana, 1-6 tazas por semana, 1 taza por día y ≥2 tazas por día. Así pudo comprobarse que el 52,8% eran consumidores diarios de café.

En tanto que el resultado principal del estudio, la incidencia de enfermedad renal crónica, se constató cuando la tasa de filtración glomerular estimada fue inferior a 60 ml/min/1,73 m2.

Resultados

Tras un seguimiento medio de 11,3 años (rango, 5,9-11,5), el 9,5% de los participantes fueron diagnosticados de enfermedad renal crónica. Pero ¿cómo incidió el café en el riesgo de esta enfermedad? Pues, en principio, favorablemente, dado que su consumo regular se asoció con una reducción significativa del riesgo de desarrollarla.

Concretamente, los consumidores de una taza diaria y los bebedores de dos o más tazas de café al día experimentaron reducciones del 14% y del 20%, respectivamente.

Estos boyantes resultados se obtuvieron después de ajustar o controlar reconocidas variables de confusión con el modelo multivariable de Cox: presión arterial, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la ingesta diaria (cantidad) de alimentos que contienen cafeína, como el té y el chocolate.

“Las tasas de disminución de la filtración glomerular fueron menores en los consumidores diarios de café. Nuestros hallazgos sugieren que la ingesta diaria de café se asocia con un menor riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica.” Así concluyeron los autores.

Efecto nefroprotector del café en pacientes con diabetes tipo 2: estudio prospectivo japonés (febrero 2022)

En febrero del 2022 se publicó el primer estudio prospectivo que reveló cómo el consumo regular de café se asocia con una reducción significativa del riesgo de insuficiencia renal crónica en pacientes con diabetes tipo 2. (4)

Para ello, los autores (University, Fukuoka, Japan) siguieron, durante 5,3 años, a 3.805 pacientes (2,112 varones, 1,693 mujeres) con diabetes tipo 2, ( 64.2 años de media) y con una función renal normal (filtración glomerular GFR ≥60 mL/min/1.73 m2 ).

Durante el seguimiento, 840 sufrieron un descenso relevante de la función renal (GFR  <60 mL/min/1.73 m2).

Pues bien, los que bebieron 1 taza diaria (incluso <1 taza) se beneficiaron con una reducción del 23% del riesgo de deterioro de la función renal (insuficiencia renal crónica), en tanto que los que bebieron dos o más tazas diarias experimentaron una mayor reducción del riesgo de insuficiencia renal crónica: 25%. HR: 0,75; IC 95%: 0,62-0,91.

Estos resultados son muy alentadores, pues los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un gran riesgo de insuficiencia renal crónica. De esta suerte, el café no sólo reduce el riesgo de diabetes tipo 2, sino que, en caso de sufrirla, parece reducir significativamente el riesgo de insuficiencia renal crónica. Esto es, exhibe un notable efecto nefroprotector en este colectivo tan susceptible y vulnerable al daño renal.

Por cierto, el efecto antidiabético del café fue analizado exhaustivamente en otro artículo de este blog.

Prevención de insuficiencia renal aguda: efecto nefroprotector del café (julio 2022)

El efecto nefroprotector del café no sólo se refleja en una reducción del riesgo de enfermedad renal crónica y de insuficiencia renal crónica, sino también en el de lesión renal aguda. Hecho atestiguado, por primera vez, por el grupo de investigadores del Estudio de Riesgo de Aterosclerosis en las Comunidades (ARIC). (5)

Método y resultados

Para lo cual, estudiaron a 14.207 adultos, de 45 a 64 años, durante 24 años. Al cabo de los cuales, observaron que un mayor consumo diario de café se asoció con un menor riesgo de sufrir lesión renal aguda. La mayor reducción del riesgo se apreció con el consumo de 2 a 3 tazas diarias de café: 17% (HR: 0,83; IC 95%: 0,72–0,95).

Pero ¿a qué llamamos lesión renal aguda? Pues a una pérdida repentina de la función renal, que usualmente acontece en el transcurso de horas o días y que resulta en la retención de productos de desecho metabólicos y la desregulación de la homeostasis de líquidos, electrolitos y ácido-base. Su gravedad abarca desde cuadros menos severos hasta la insuficiencia renal aguda, que requiere diálisis para mantener la función renal y, por ello, mantener vivo al paciente. (6)

En el caso que nos ocupa, el consumo de café fue evaluado por cuestionarios de frecuencia de alimentos. En tanto que se consideró que había lesión renal aguda cuando su gravedad motivó ingreso hospitalario, con un código de Clasificación Internacional de Enfermedades relacionado con la misma.

Huelga decir que el aparato matemático y estadístico empleado fue muy riguroso. Así, el citado efecto nefroprotector del café se apreció tras controlar las principales variables de confusión. Véase, tabaquismo, consumo de alcohol hipertensión arterial, diabetes, función renal (tasa de filtración glomerular), obesidad, uso de medicación antihipertensiva, actividad física, entre otras.

Conclusiones

“Una mayor ingesta de café se asoció con un menor riesgo de sufrir lesión renal aguda y podría presentar una oportunidad para la protección cardiorrenal a través de la dieta”, concluyeron estos investigadores.

“El mecanismo subyacente de esto puede atribuirse a la mejora de la oxigenación renal mediante la atenuación del consumo renal de oxígeno, mientras se mantiene tanto la filtración glomerular como el flujo plasmático renal, por acción de los compuestos bioactivos y/o la cafeína en el café.” Así, plantearon sus hipótesis para intentar explicar el mecanismo nefroprotector del café.

Efecto nefroprotector del café: estudio prospectivo del estudio Rotterdam (febrero 2023)

Este estudio prospectivo, publicado en febrero del 2023 (Clinical Nutrition), también mostró un efecto nefroprotector del café. Aunque no en todos los participantes, los 7914 del estudio Rotterdam, sino en los de alto riesgo de sufrir daño renal e insuficiencia renal crónica: los mayores de 70 años y los obesos. (7)

Así, entre los mayores de 70 años, una taza de café adicional/día se asoció con un mejor promedio de filtración glomerular longitudinal, concretamente, de 0,84 (0,51,1,18) ml/min por 1,73 m2. En tanto que entre los participantes obesos esta estimación fue de 0,32 (0,01; 0,63). También se observó una tendencia protectora entre los exfumadores (0,17 [-0,03,0,39]) y aquellos con diabetes tipo 2 (0,42 [-0,05,0,88]).

Método

La información sobre el consumo habitual de café la obtuvieron mediante entrevistas domiciliarias y cuestionarios validados de frecuencia alimentaria. Así, lo analizaron de forma continua, por aumento de una taza diaria, e investigaron una relación dosis-respuesta entre el citado consumo de café y la tasa de filtración glomerular.

De forma que el consumo de café lo clasificaron como sigue: ninguno, >0-2 tazas/día (bajo), >2-4 tazas/día (moderado), >4 tazas/día (alto). Dado el pequeño número de no consumidores (n = 279), se eligió el grupo >0-2 como grupo de referencia en los análisis categóricos.

La función renal la evaluaron midiendo periódicamente la tasa de filtración glomerular, cada 4 a 6 años, en tanto que el daño renal lo valoraron mediante la relación albumina en orina (albuminuria) / creatinina urinaria (creatinuria).

Los datos se analizaron mediante modelos lineales mixtos, ajustados por factores sociodemográficos, de estilo de vida y dietéticos, y factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Se realizaron análisis de subgrupos predefinidos estratificados por factores de riesgo de enfermedad renal crónica.

Resultados

La edad inicial media (DE) de los participantes fue de 66 años, 57% mujeres, y la mediana del consumo de café fue de 3,0 [2,0, 5,0] tazas/día.

Los que bebían más café tenían más probabilidades de fumar y de sufrir diabetes tipo dos y obesidad, grandes factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y renales, entre otras muchas.

Se comprobó que la tasa media de filtración glomerular era de 79 ± 15 ml/min por 1,73 m 2.

Pues bien, como dijimos al principio, el consumo de café en la muestra total del estudio no se asoció con la tasa de filtración glomerular, durante una mediana de 5,4 años de seguimiento.

Sin embargo, un mayor consumo de café por parte de los mayores de 70 años y obesos se asoció con una mejor filtración glomerular, indicando una mejor función, sin patológicas hiperfiltraciones ni reducciones manifiestas.

Los autores refirieron que una taza de café en Holanda tiene una capacidad de 125 ml.

Efecto cardiovascular protector y nefroprotector del café en pacientes con diabetes tipo 2 nunca fumadores: estudio prospectivo (septiembre 2023)

Investigadores chinos y de EEUU revelaron, en septiembre del 2023 (Nutrients), cuán de beneficioso puede resultar el café en pacientes con diabetes tipo 2. Pero en este caso sin incluir a los fumadores activos y exfumadores.

En realidad, apreciaron como el consumo regular de café se asociaba con una reducción del riesgo de complicaciones cardiovasculares y de insuficiencia renal crónica. Temibles y frecuentes complicaciones que ensombrecen el pronóstico de las personas con diabetes tipo 2.

Dado que el tabaco es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares, decidieron excluirlo del estudio, para así definir más específicamente el efecto del café.

Pues bien, tras estudiar a 9964 individuos con diabetes tipo 2 nunca fumadores, apreciaron, tras 13 años de seguimiento, una asociación lineal e inversa entre un mayor consumo de café y el riesgo de insuficiencia renal crónica. Esto es, los que bebieron 5 o más tazas diarias de café experimentaron una disminución del 36% del riesgo de insuficiencia renal crónica, con respecto a los que no bebieron café (HR: 0. 64; IC 95%: 0,45-0,91).

Por otra parte, el consumo moderado de café, 2 a 4 tazas diarias, se asoció con reducciones significativas de los riesgos de infarto agudo de miocardio, ictus e insuficiencia cardíaca: 27%, 24% y 32%, respectivamente.

Efecto nefroprotector del café: revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales

Metaanálisis de estudios observacionales prospectivos (julio 2020)

En julio del 2020 se publicó la primera revisión sistemática y metaanálisis de estudios prospectivos, con resultados boyantes para los amantes del café. De suerte que, en los 4 estudios prospectivos analizados, por superar los exigentes criterios de selección, se apreció una asociación entre el consumo regular de café y una reducción del 13% del riesgo de desarrollar y sufrir insuficiencia renal crónica. (8)

Hay que destacar que se identificaron un total de 640 artículos potencialmente relevantes  (367 artículos de EMBASE y 273 artículos de MEDLINE). Pero sólo cuatro estudios prospectivos (cohortes) superaron la rigurosa selección, que sumaron 25.849 participantes.

Obviamente, el aparato matemático y estadístico utilizado también fue muy riguroso. Esto es, el cociente de riesgos agrupado y el intervalo de confianza (IC) del 95% se calcularon mediante el método de efectos aleatorios y varianza inversa genérico de DerSimonian y Laird.

Así, se pudo comprobar una disminución significativa del riesgo de enfermedad renal crónica entre los bebedores de café en comparación con los no bebedores, con un cociente de riesgos agrupado de 0,87 (IC 95%, 0,81-0,95; Yo2 del 57%). O sea, una reducción del 13% del riesgo de nefropatía crónica. Además, el gráfico de embudo de este estudio fue relativamente simétrico y no fue indicativo de sesgo de publicación.

Efecto nefroprotector del café: revisión y metaanálisis de estudios prospectivos (enero 2021)

Una investigación multicéntrica y multinacional (Rumanía, Turquía, Francia, Japón y España), publicada en enero del 2021, también reveló un efecto nefroprotector asociado al consumo regular de café. (9)

Se trata de una revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales (7 prospectivos y 5 transversales), que incluyó a 505.841 sujetos.

En los 7 estudios que investigaron la relación entre el consumo de café y la incidencia de nefropatía crónica se comprobó una asociación entre el citado consumo y una disminución significativa en el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica. Concretamente, una reducción del 14% (RR 0,86; IC del 95 %: 0,76 a 0,97; P = 0,01). Con una mayor disminución en individuos que tomaban ≥2 tazas/día en comparación con aquellos que bebían ≤1 taza/día.

Además, los consumidores habituales de café se beneficiaron con un riesgo significativamente menor de incidencia de enfermedad renal terminal: 18% (HR 0,82; IC del 95 %: 0,72 a 0,94; P = 0,005).

El consumo de café también se asoció con un menor riesgo de albuminuria: 19% (OR 0,81; IC del 95%: 0,68 a 0,97; p = 0,02). En general, el riesgo de muerte relacionada con enfermedad renal crónica e insuficiencia renal crónica fue menor en los consumidores de café: 18% (HR 0,72; IC del 95%: 0,54 a 0,96; P = 0,02).

Estudios de aleatorización mendeliana sobre el efecto nefroprotector del café

Consumo de café y función renal: estudio de aleatorización mendeliana (2020)

En mayo del 2020 se publicó un estudio de asociación de todo el genoma (GWAS) y aleatorización mendeliana, con el propósito de determinar el impacto del consumo de café en la función renal. (10)

Como hemos explicado en otros artículos de este blog, los estudios de aleatorización mendeliana pretenden evitar dos grandes sesgos: factores de confusión y la causalidad inversa.  Errores difíciles de evitar absolutamente en los estudios observacionales.

Para ello, los autores (Universidad de Southampton, Southampton, Reino Unido) utilizaron datos de referencia del Biobanco del Reino Unido para un GWAS sobre consumo de café, en el que incluyeron a 227.666 participantes.

Los datos del CKDGen Consortium se utilizaron para los resultados renales e incluyeron a 133.814 participantes (12.385 casos de enfermedad renal crónica) de ascendencia mayoritariamente europea en varios países.

El GWAS permitió identificar 2126 polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) asociados con el consumo de café en el Biobanco del Reino Unido, de los cuales 25 eran independientes y estaban presentes en el otro consorcio, el que valoró la patología y daño renal (CKDGen Consortium).

Resultados

Pues bien, aplicando la aleatorización mendeliana se comprobó que beber una taza extra de café al día confirió un efecto nefroprotector contra la enfermedad renal crónica(G3-G5) del 6% (OR, 0,84; IC 95%, 0,72-0,98; P = 0,03).

Por otra parte, una taza adicional de café al día reducía un 9% el riesgo de albuminuria (OR, 0,81; IC 95%, 0,67-0,97; P  =  0,02).

Además una copa extra diaria también se asoció con una mayor tasa de filtración glomerular (β = 0,022; P  = 1,6 × 10 −6 ) después de la eliminación de 3 SNP responsables de una heterogeneidad significativa (Cochran QP  = 3,5 × 10 −15 ).

Conclusiones

“Este estudio proporciona evidencia de un efecto beneficioso del café sobre la función renal. Dado el consumo generalizado de café y las intervenciones limitadas para prevenir la incidencia y progresión de la enfermedad renal crónica, esto podría tener implicaciones significativas para la salud pública global en vista de la creciente carga de la enfermedad renal crónica en todo el mundo.”

Efecto nefroprotector del café: cafeína plasmática, consumo de cafeína y función renal en un estudio de aleatorización mendeliana

En octubre del 2023 (Nutrients) se publicó un estudio de aleatorización mendeliana que reveló como una mayor ingesta de cafeína, predicha genéticamente, se asocia con un relevante efecto nefroprotector: aumento de la tasa de filtración glomerular y reducción del riesgo de daño renal y enfermedad renal crónica. (11)

Los investigadores (Suecia, Dinamarca, Suiza, Reino Unido) utilizaron variantes genéticas en los genes CYP1A2 y AHR, polimorfismos asociados con el consumo de cafeína.

Método

Así, en un análisis de aleatorización mendeliana (MR) de dos muestras estimaron la asociación del nivel de cafeína en plasma predicho genéticamente y la ingesta de cafeína en la función renal.

Las estadísticas resumidas de asociación genética sobre los niveles de cafeína en plasma y el consumo de cafeína las obtuvieron de metaanálisis de estudios de asociación de todo el genoma (GWAS) de 9876 y de más de 47 000 individuos de ascendencia europea, respectivamente.

Para evaluar la función renal emplearon un amplio repertorio de pruebas: tasa de filtración glomerular estimada a partir de la creatinina ( eGFRcrea) y tasa de filtración glomerular estimada a partir de cistatina-c (eGFRquiste), sodio urinario, orina, nitrógeno ureico en sangre (BUN), índice albúmina-creatinina (UACR) y riesgo de enfermedad renal crónica.

Resultados

Como antes referimos, se constató una asociación entre la ingesta de cafeína predicha genéticamente y un aumento de la tasa de filtración glomerular, así como una reducción del riesgo de nefropatía crónica e insuficiencia renal crónica.

Sin embargo, el nivel de cafeína plasmática no exhibió efectos nefroprotectores. Al contrario, parecía asociarse con una menor filtración glomerular.

Estos investigadores reclaman más investigación para distinguir si los efectos observados sobre las características renales se deben a los efectos nocivos de la cafeína plasmática en los metabolizadores más lentos o a los efectos protectores de una mayor ingesta de cafeína en los metabolizadores más rápidos.

A mi entender, los efectos nefroprotectores de la cafeína no hay que desvincularlos de los del café, donde los efectos saludables de la cafeína se ven potenciados por el gran número de antioxidantes que la acompañan (polifenoles, flavonoles, diterpenos, cafestol, kahweol, trigonelina, pirocatecol, fenilindanos…). Al tiempo, cualquier efecto nefando de la misma sería neutralizado por este aluvión de antioxidantes.

Problema a considerar en todos estos estudios

La heterogeneidad en la valoración específica y exacta del consumo de café es muy común en todos estos estudios, tanto observacionales como experimentales y de aleatorización mendeliana.

Así, no suelen especificar los gramos de café empleados para su elaboración, ni la especie de café (arabica o robusta), ni la forma de prepararlo, con técnicas de infusión, como las de la chemex, V 6º, sifón, o con espressos (usualmente 8 gramos de café en 30 ml de agua a 92 grados centígrados), base de los cortados o machiatos, café con leche y capuchinos. Tampoco especifican cómo es el tueste (ligero, medio, “intenso”).

Además, pocos estudios refieren si el café es en grano o instantáneo. Y nunca mencionan los cafés de especialidad, los más exquisitos y de mayor calidad.

Efecto nefroprotector del café: mecanismos de acción

Efectos antiinflamatorios

De entrada, recordemos que la inflamación crónica es el hecho patogénico fundamental de las enfermedades crónicas no comunicables, principales causas de enfermar y morir en el mundo, entre las que se incluyen las enfermedades renales que abocan a insuficiencia renal crónica.

Así, los efectos nefroprotectores del café se deberían, en gran parte, a sus acciones antioxidantes, antiinflamatorias y reparadoras de anomalías del material genético, con integridad del mismo. Esto es, el café reduce las roturas espontáneas de las cadenas de ADN , las bases de ADN oxidadas y el daño endógeno y oxidativo del ADN. Hechos que se han observado en numerosos estudios, incluidos los experimentales con personas. (1216)

Efectos de la cafeína

Se ha postulado que la cafeína muestra un efecto nefroprotector merced a sus favorables efectos sobre la hemodinámica renal, la natriuresis (excreción de sodio por la orina) y el eje renina-angiotensia-aldosterona. (1719)

Así, por ejemplo, se ha comprobado que la cafeína atenúa la respuesta vasoconstrictora renal a la infusión de un potente vasoconstrictor e hipertensivo: la angiotensina II. (17)

Prevención de factores de riesgo cardiovascular y renal

El consumo regular de café también podría contribuir a la reducción del riesgo de nefropatías crónicas e insuficiencia renal por su capacidad de prevenir factores de riesgo renal y cardiovascular: diabetes tipo 2, obesidad e hipertensión arterial, entre otros.

De forma que tales acciones saludables del café han sido analizadas en otros artículos de este blog, con las correspondientes fuentes bibliográficas: efectos antidiabéticos, antiobesigénicos y antihipertensivos del café.

Conclusiones

El efecto nefroprotector del café es otro de los efectos saludables de esta bebida universal. Así, son bastantes los estudios observacionales prospectivos, metaanálisis de los mismos y estudios de aleatorización mendeliana que están revelando como el consumo regular de café exhibe un efecto preventivo de cálculos renales y de sus complicaciones (cólicos, infecciones vías urinarias y riñón, hidronefrosis), así como de enfermedades renales agudas y, sobre todo, crónicas.

De esta suerte, contribuiría a reducir el riesgo de insuficiencia renal aguda y crónica. En consecuencia, el consumo regular de café podría ahorrar muchas diálisis y transplantes renales.

En fin, a la luz de los conocimientos científicos actuales, el consumo regular de café es un estilo de vida muy saludable, que contribuye a elevar nuestro nivel de salud en su triple dimensión: física, mental y social. Aunque, como siempre, aconsejo degustar cafés de especialidad (más de 80 puntos en la escala de cata internacional), bien tostados y preparados con técnica depurada, como la que exhiben los baristas. Auténticos proveedores de salud.

 

                                                                                                     Dr. Félix Martín Santos

Bibliografía:

  1. Am J Kidney Dis. 2018 Aug;72(2):214-222. Coffee Consumption and Incident Kidney Disease: Results From the Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study. Emily A Hu , Elizabeth Selvin , Morgan E Grams , Lyn M Steffen , Josef Coresh , Casey M Rebholz.
  2. Consumption of Coffee but Not of Other Caffeine-Containing Beverages Reduces the Risk of End-Stage Renal Disease in the Singapore Chinese Health Study. The Journao of Nutrition. VOLUME 148, ISSUE 8, P1315-1322, AUGUST 2018. Lew Quan-Lan Jasmine, Jafar Tazeen Hasan, Jin Aizhen, Yuan Jian-Min, Koh Woon-Puay.
  3. Effects of Coffee Intake on Incident Chronic Kidney Disease: A Community-Based Prospective Cohort Study. Jong Hyun Jhee … Seung Hyeok Han. Am J Med. 2018 Dec;131(12):1482-1490.e3. doi: 10.1016/j.amjmed.2018.05.021. Epub 2018 Jun 12.
  4. Relationship of coffee consumption with a decline in kidney function among patients with type 2 diabetes: The Fukuoka Diabetes Registry. Yuji Komorita … Takanari Kitazono. J Diabetes Investig 2022 Jun;13(6):1030-1038. doi: 10.1111/jdi.13769. Epub 2022 Feb 22.
  5. Coffee Consumption May Mitigate the Risk for Acute Kidney Injury: Results From the Atherosclerosis Risk in Communities Study. Kalie L. Tommerdahl. Emily A. Hu. Elizabeth Selvin. Petter Bjornstad. Casey M. Rebholz. Chirag R. Parikh. Kidney international reports. Volume 7, issue 7, P 1665-1672, july 2022.
  6. KDOQI US Commentary on the 2012 KDIGO Clinical Practice Guideline for Acute Kidney Injury. American Journal of Kidney diseases. Volume 61, issue 5, P649-672, may 2013. Paul M. Palevsky, Kathleen D. Liu, Patrick D. Brophy, Ashita J. Tolwani, Sushrut S.Waikar, Steven D. Weisbord.
  7. Association of habitual coffee consumption and kidney function: A prospective analysis in the Rotterdam Study. Anniek C. Van Westein … Trudy Woortman. Clinical Nutrition. Volume 42, issue 2. P 8-92, february 2023.
  8. Coffee Consumption is Associated with a Decreased Risk of Incident Chronic Kidney Disease: A Systematic Review and Meta-analysis of Cohort Studies. Thatsaphan Srithongkul, Patompong Ungprasert. European Journal of Internal Medicine. Volume 77, July 2020, Pages 111-116
  9. Effect of Coffee Consumption on Renal Outcome: A Systematic Review and Meta-Analysis of Clinical Studies. Mehmet Kanbay , Dimitrie Siriopol , Sidar Copur , Laura Tapoi , Laura Benchea , Masanari Kuwabara , Patrick Rossignol , Alberto Ortiz , Adrian Covic , Baris Afsar. J Ren Nutr. 2021 Jan;31(1):5-20. doi: 10.1053/j.jrn.2020.08.004. Epub 2020 Sep 18.
  10. Coffee Consumption and Kidney Function: A Mendelian Randomization Study. Oliver J. Kennedy, Nicola Pirastu, Robin Poole, James F. Wilson, Julie Parkes, Paul J. Roderick. American Journal of kidney diseases, VOLUME 75, ISSUE 5, P753-761, MAY 2020.
  11. Caffeine Intake, Plasma Caffeine Level, and Kidney Function: A Mendelian Randomization Study. Alice Giontella , Roxane de La Harpe , Héléne T Cronje , Loukas Zagkos , Benjamin Woolf , Susanna C Larsson, Dipender Gill. Nutrients. 2023 Oct 18;15(20):4422. doi: 10.3390/nu15204422.
  12. Bakuradze, R. Lang, T. Hofmann, et al. Coffee consumption rapidly reduces background DNA strand breaks in healthy humans: results of a short-term repeated uptake intervention study. Mol Nutr Food Res, 60 (2016), pp. 682-686.
  13. Bakuradze, R. Lang, T. Hofmann, et al. Consumption of a dark roast coffee decreases the level of spontaneous DNA strand breaks: a randomized controlled trial. Eur J Nutr, 54 (2015), pp. 149-156.
  14. Mišík, C. Hoelzl, K.H. Wagner, et al. Impact of paper filtered coffee on oxidative DNA-damage: results of a clinical trial. Mutat Res, 692 (2010), pp. 42-48.
  15. Hoelzl, S. Knasmüller, K.H. Wagner, et al. Instant coffee with high chlorogenic acid levels protects humans against oxidative damage of macromolecules. Mol Nutr Food Res, 54 (2010), pp. 1722-1733.
  16. Bichler, C. Cavin, T. Simic, et al. Coffee consumption protects human lymphocytes against oxidative and 3-amino-1-methyl-5H-pyrido[4,3-b]indole acetate (Trp-P-2) induced DNA-damage: results of an experimental study with human volunteers. Food Chem Toxicol, 45 (2007), pp. 1428-1436.
  17. J. Brown, D. Ryder, J. Nadeau. Caffeine attenuates the renal vascular response to angiotensin II infusion. Hypertension, 22 (1993), pp. 847-852.
  18. P. Passmore, G.B. Kondowe, G.D. Johnston. Renal and cardiovascular effects of caffeine: a dose-response study. Clin Sci (Lond), 72 (1987), pp. 749-756.
  19. G. Shirley, S.J. Walter, F.H. Noormohamed. Natriuretic effect of caffeine: assessment of segmental sodium reabsorption in humans. Clin Sci (Lond), 103 (2002), pp. 461-466.

 

 

8 Comentarios

  1. Félix es un artículo muy interesante y esperanzador, da gusto leer los efectos protectores del buen café. En este artículo nos muestras, mediante los distintos estudios prospectivos, que el consumo regular de café reduce el riesgo de insuficiencia renal crónica y aguda con el consiguiente ahorro de diálisis y trasplantes renales. ¡ Casi nada! Eres muy riguroso, científico y didáctico. Todo lo que expresas nos invita a saborear gustosamente un buen café convencidos de sus efectos reparadores. Muchísimas gracias. Que el 2024 venga cargado de todo aquello que beneficia nuestra salud y nos hace felices.

    Responder
    • Muchísimas gracias, Inmaculada, por tu exhaustiva y, al tiempo, generosa valoración. Aprovecho para desearte salud y buenas dosis de felicidad durante el año que estrenamos.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  2. Mi reconocimiento y enhorabuena, porque un año más continuas escribiendo, estudiando y descubriendo, en este caso, más propiedades beneficiosas para nuestra salud, de ese magnífico producto que es el café.
    Ahora también sé, que el café es beneficioso para los cálculos renales.
    Gracias!

    Responder
    • Muchas gracias, Pedro, por tu valoración. A mi entender, los notables efectos saludables del café se deben, en gran parte, a su riqueza en antioxidantes, entre otros saludables compuestos, que exhiben propiedades antiinflamatorias y reparadoras de anomalías del material genético, con protección de la integridad del ADN. Lo que junto al impacto favorable en la microbiota intestinal, con aumento de la riqueza y diversidad de la misma, favoreciendo el desarrollo de bacterias saludables e inhibición de las perjudiciales, contribuirían decisivamente a reducir el riesgo de enfermar y morir por las enfermedades más prevalentes, enfermedades crónicas no comunicables: cardiovasculares, respiratorias, neurodegenerativas, renales, ciertos cánceres, cirrosis, diabetes…
      No olvidemos que estas enfermedades tienen como hecho patogénico fundamental la inflamación crónica, perpetuándose y, por ende, dañando sus estructuras y órganos diana. En fin, los poderosos efectos antioxidantes y antiinflamatorios del café contribuiría, pues, a mitigar y neutralizar (incluso evitar) tal inflamación crónica.
      Feliz año 2024 y un fuerte abrazo

      Responder
  3. Leyendo este formidable artículo sobre el café, he recordado sus efectos antiobesigénicos, ergogénicos, antidiabéticos y antihipertensivos, a los que hay que añadir el efecto nefroprotector y el de reducción de riesgo de enfermedad crónica . Estos efectos beneficiosos aumentan al controlar variantes como el alcohol y el tabaco. Tomaremos una taza extra cada día de esta deliciosa bebida y evaluaremos la función renal controlando la tasa de filtración glomerular con exámenes periódicos. Gracias Félix por esta excelente información. Feliz comienzo del Año Nuevo.

    Responder
    • Muchísimas gracias, María Jesús, por tu análisis y valoración. Te deseo un feliz 2024,fructífero y pleno de salud.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  4. Buenas tardes amigo Félix.
    Cada día me quedo más impresionado con el consumo del café.
    Gracias a tu información, todos los días tomo junto a mi mujer casi un litro de café.
    Café de bueno. infusiones.
    Nos sienta genial.
    muchas gracias por todo.

    Responder
    • Muchas gracias, Jesús, por tu valoración y reflexión. Estoy convencido de que para brindar no hay bebida más saludable que un café de especialidad, en copa de vidrio , preparado con la V 60 o la Chemex. Además, si el tueste es atinado y la técnica depurada, la exquisitez del aroma y sabor son y serán difícilmente superables.
      Un fuerte abrazo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *